Teatro ¨José Jacinto Milanés¨

La construcción del teatro José Jacinto Milanés, data del siglo XVII (1838), en que se levantó un local provisional de tablas y techos de guano, donde se hacían representaciones. Este se encontraba situado, según planos del topógrafo Mariano Carles y Casadevall, en un punto cercano al actual cine “Pedro Saidén” y el camino a Río Feo (actualmente calle San Juan) y que respondía al nombre de Lope de Vega en homenaje al autor de Fuenteovejuna.
La provisionalidad de este teatro duró hasta el año 1845, en que fue sustituido por un local de paredes de madera y techos de tejas propiedad de Viñas y Gener, en la esquina de las calles Real (hoy Martí) y Colón, lugar donde permanece actualmente. El primitivo teatro medía 32 varas de largo por 20 de ancho, contaba con un sencillo escenario de mediano tamaño, 34 palcos, 150 lunetas y un número indeterminado de localidades inferiores. Dicho inmueble no era utilizado solamente como edificio teatral sino que en ciertas ocasiones hospedaba a las tropas españoles acantonadas en Pinar del Río y también como salón de baile.
El teatro pasaría a un plano inferior y aparte de “festejos oficiales”, la gran sala de “encuestas” y albergue de tropas, pocas veces se animaría con obras que por su impacto social eran temidas, debido a los bocadillos de los cómicos o actores; y por los poemas declamados, con temas patrióticos.
En 1867, el teatro fue escenario de una fiesta sumamente significativa para la historia de la ciudad, al realizarse en el mes de septiembre: el "Banquete y Baile Oficial" que formaron parte de los festejos por haber recibido Pinar del Río el Título de Ciudad, otorgado por la Real Cédula el 10 de septiembre en Madrid, según comunicación del 14 de ese mes, recibida en la víspera del acontecimiento social que habría de celebrarse el día 18 en el teatro Lope de Vega.
Al arribar al 1880, la empresa que durante mucho tiempo lo explotó, vende el teatro al licenciado Félix del Pino Díaz, quien lo reedifica casi totalmente haciendo las paredes de mampostería, lo que mejora su aspecto, quedando de la siguiente forma: un portal amplio y decorado con medios puntos de ladrillos, descansando sobre horcones de madera, al frente tiene tres puertas la del centro conduce a la platea y a los palcos, tiene una antesala pequeña con cortinas que se corren cuando se están celebrando las funciones, el alumbrado se producía por seis faroles de gas.
Existía un pintoresco personaje, "El Bastonero” el cual sería el encargado de mantener el orden interior y la disciplina durante las escenificaciones u otras actividades. Era una especie de antecedente de lo que serían los “acomodadores”, se presentaba con un traje vistoso y llamativo para ser suficientemente reconocido entre los demás asistentes.
El 28 de noviembre de 1898, deja de llamarse Teatro Lope de Vega y comienza una nueva Historia, la del "Teatro José Jacinto Milanés". El teatro, donde se acostumbraba a realizar los más grandes festejos de la ciudad, ofrece en este día un banquete y baile de honor a los generales mambises Juan Lorente de la Rosa y a su acompañante el General Antonio Varona. Don Félix del Pino y Díaz, al ocupar el turno de orador en uno de los discursos del banquete oficial, señaló: " … que habiendo concluido la guerra, le gustaría llamar a su teatro con el nombre de un dramaturgo cubano que siempre había sido de su predilección…" y sin más, brindó por el teatro que en lo adelante llevaría el nombre del poeta matancero José Jacinto Milanés.
En este mismo año hasta bien entrado el siglo actual el Milanés sufre varias modificaciones, entre ellas la construcción de su azotea en 1907.
Ya en 1914, el teatro estrena las primeras películas silentes, trayendo como consecuencia que vaya disminuyendo el interés de los empresarios por traer compañías al teatro y saturan la programación con proyección de películas que dejaban grandes dividendos.
En el año 1928 se reanudan los espectáculos teatrales, esta vez debuta el 22 de marzo la gran Compañía Cubana de Zarzuelas quien dirige el popular actor pinareño Rafael Arango.
Los días 8 y 9 de febrero de 1929 se presenta por primera vez en esta sala, Rita Montaner, acompañada al piano por Rafael Betancourt, ofreciendo el repertorio con quien triunfó en Paris: "Mamá Inés", "El manicero"¨, "Siboney", "Júrame", etc. Lo que constituyó un acontecimiento.
El 27 de noviembre de 1952, cumpliéndose un aniversario más del fusilamiento de los Estudiantes de Medicina, el Movimiento Nacional Revolucionario en Pinar del Río convoca a un mitin en repudio al régimen de Batista en el Milanés, donde hicieron uso de la palabra el Jefe del Movimiento Nacional Revolucionario Rafael Bárcena, el miembro de la dirección Nacional del Movimiento Revolucionario Armando Hart Dávalos, hoy Presidente de la Sociedad Cultural José Martí y estudiantes pinareños, entre los que se encontraban Luís Saíz Montes de Oca.
Con el triunfo de enero el Teatro José Jacinto Milanés se convirtió en una auténtica plaza teatral, donde nuestro pueblo puedo disfrutar del buen arte que la Revolución pone al servicio de todos. Por su escenario desfilaron importantes grupos de teatro de la provincia como:
• El primer grupo profesional del Teatro de Pinar del Río con la obra "Pasado a la Criolla", bajo la dirección de René Marín,
• El Teatro Guiñol Nacional de Cuba, con la obra para adultos "Chicherekú", bajo la dirección de José Camejo
• El grupo de Teatro de la Administración Pública de Pinar del Río con la obra “Yerma”, de Federico García Lorca, bajo la dirección de José Enrique Montoro Agüero.
• El grupo de Teatro Lírico estrena el 15 de febrero “La Verbena de la Paloma” de Ricardo de la Vega, bajo la dirección de Miguel Millares.
• El Conjunto Dramático de Pinar del Río se presenta con la obra de Héctor Quintero “Contigo Pan y Cebolla”, bajo la dirección de René Marín.

En 1967 se inicia una nueva reparación que permitió mejorar la estética y las condiciones del inmueble, tanto interior como exteriormente, pero respetando los valores arquitectónicos logrados en períodos anteriores.

Entre el teatro y el Museo Provincial de Historia se construyó un patio colonial ( hoy Café Teatro "La Piscuala") , eliminándose la cafetería existente, situándose también faroles muy antiguos traídos de Viñales.

Para deleite del público pinareño diversos géneros teatrales transitan durante esta etapa por las tablas del Milánes, entre ellas podemos destacar:

• “El Bravo” por el Grupo de Teatro Lírico de Pinar del Río, donde además se presentaron "Los Claveles" y "El Cafetal" dirigida por Aldo Martínez-Malo.

• "Santa Camila de la Habana Vieja" por el Conjunto Dramático de Pinar del Río. Éste clásico cubano fue dirigido por Manuel Miranda.

• El Grupo de Teatro para Jóvenes y Niños presentan para el público infantil dos obras: "El caballito de hierro” de José Miliansy con dirección de Yulky Cary, Poesías, música y títeres” de Luciano Beirán. La música de ambas puestas corrió a cargo de Noel Gorgoy.

• "El Velorio de Pachencho" por el Conjunto Dramático de Pinar del Río.

En el año 1995 se cerraron las puertas del Milanés nuevamente, para una restauración capital, en la que se destacó la creatividad de Julio César Banasco, pintor, conservador y restaurador del Centro Provincial de Patrimonio Cultural y del Museo Provincial de Historia de Pinar del Río, quien fue el encargado de la decoración del local.
El teatro José Jacinto Milanés, uno de los más antiguos de Cuba y Latinoamérica, reabrió sus puertas después de 17 años cerrado, realizándose una reparación capital, con lo cual le fueron reinstalados los sistemas de luces, aire acondicionado y audio.
Abel Prieto, Ministro de Cultura, presidió para la ocasión una numerosa comitiva de actores, músicos y de premios nacionales de Literatura y Artes plásticas, quienes participaron además en la presentación de un número especial de la revista vueltabajera "Cauce". La reapertura del Teatro Milanés tuvo lugar con la presentación de una Gala Cultural en homenaje al aniversario 48 del Triunfo de la Revolución.
Su sala, escenario en la que se filmó “La Bella del Alambra” tiene 480 butacas y una acústica excepcional. Posee también este recinto un patio estilo sevillano, con escenario para Café-Concierto, con capacidad para 120 personas, una cafetería-bar, una bella fuente, esculturas de la mitología griega, ambas diseñadas por Julio César Banasco, así como una cabina de audio.
Ahora goza el Teatro Milanés de otra etapa de deslumbramiento que las nuevas generaciones agradecen para disfrutar del arte de las tablas y de otras manifestaciones artísticas que tanto atrae a los vueltabajeros y a quines visitan nuestro terruño.

Bibliografía
Malo Martínez, Aldo. El Milanés ¡a escena!. Ediciones Loynaz. Pinar del Río, 2000

Oferta Cultural:

Teatro principal de la Ciudad de Pinar del Río, escenario de presentación para las más importantes puestas en escenas y espectáculos de teatro, danzas y conciertos de compañías nacionales y extranjeras.